¿Cuánto dinero necesita?
¿Para cuantos días?
300 + 66 de Honorarios

366€ en total

a devolver el 1 de Julio

Compartir piso, o alquilar habitación para ahorrar

compartir pisoOpciones de ahorrar en vivienda:

Compartir piso, alquilar habitación.

La situación económica y la necesidad de encontrar opciones que permitan la obtención de ingresos adicionales conducen a plantearse iniciativas que signifiquen un considerable ahorro en nuestros gastos. Una de ellas es la de plantearnos reducir los gastos de casa, piso o apartamento alquilando una o más habitaciones bajo diversas modalidades. Podemos alquilar con la condición de compartir todos los gastos, solo algunos gastos o solamente percibiendo un alquiler por habitación.

  • La modalidad de compartir piso, casa o apartamento nos da ventajas como la reducción a la mitad de los gastos corrientes: alquiler, agua, luz, gas, teléfono, internet; de los gastos de mantenimiento y de reparación de cualquier avería como la rotura de una tubería o la calefacción, de los gastos de la compra semanal, quincenal o mensual, así como nos permite un significativo ahorro de tiempo sobre todo al repartirnos las tareas diarias del hogar y asumir cada uno una responsabilidad de la convivencia. La convivencia supone la construcción de una reglas y responsabilidades comunes que deben ser respetadas.
  • Por otro lado, la posibilidad de alquilar para compartir solo algunos gastos nos plantea la opción de una reducción parcial de nuestros gastos. Esto es que podemos alquilar una habitación con la opción de utilizar la cocina y la nevera o con la opción de permitir dentro de la habitación una pequeña nevera o alquilar garantizando un servicio como internet, lo que nos lleva a compartir gastos como electricidad, pago de internet o gas adicional al importe por el alquiler de la habitación.
  • Cuando nos decantamos por un alquiler simple, de una habitación, con gastos incluidos, supone contar solo con el importe del alquiler mensualmente, asumiendo unilateralmente el resto de la carga de la casa o piso como gastos, reparaciones… Para el que alquila supone una relación menos comprometida con el espacio e incluso, un poco más reducida al tener que acogerse únicamente al tamaño de la habitación. Este tipo de modalidad está regulada por el Código Civil y en ella, al firmarse, deben quedar claro no solo las condiciones en las que alquilamos sino hasta la fecha en que el inquilino abandonará nuestra casa.

Las desventajas del alquiler en cualquier de los tres casos, vienen dadas por la elección de personas inadecuadas, que no conozcamos y que no asuman la responsabilidad del pago mensual o las normas de convivencia; es esencial poder compartir los gastos con personas conocidas o con las que tengamos algún tipo de referencias, a pesar de que esto no nos garantiza un 100% de confianza.

Por otro lado, al compartir los gastos implica al mismo tiempo deberes y derechos que deben quedar expresamente claros como parte del compromiso adquirido y que deben devenir también en las normas de convivencia o funcionamiento interno de la casa.

Siempre será una buena opción para bajar nuestros costes el compartir o alquilar nuestro piso. Solo debemos asegurarnos de realizarlo siempre a través de un contrato escrito, con reglas y normas claras y con mucha comunicación y respeto. Seguramente, puede resultar una de las experiencias más trascendentales, nutritivas y bonitas de la vida.