¿Cuánto dinero necesita?
¿Para cuantos días?
300 + 66 de Honorarios

366€ en total

a devolver el 1 de Julio

El Low cost, y los precios bajos.

low cost ahorroLa dinámica que estableció la tecnología en la humanidad, reforzada y mejorada continuamente en el inicio del Siglo XXI, le ha dado un giro sorprendente a la manera de cómo se comporta el consumidor en diversos momentos. La población ha crecido exponencialmente en el mundo y, por eso, también ha aumentado la demanda de bienes y servicios con consecuencias aún difíciles de determinar en un largo plazo.

Sabemos que productos de alta calidad o servicios que ofrecen óptimos resultados son iguales a altos costes en esta ecuación que vivimos día a día. Muchas veces se hacen cuesta arriba adquirirlos y queda para un reducido sector de la población que cuenta con altos recursos.

Si añadimos que las distintas crisis económicas suscitadas en países, regiones e, incluso, en todo un continente durante estas últimas décadas le han dado golpes duros a algunas capas de la población, que en definitiva buscaron vías alternas para palearlas y redimensionar inversiones y gastos. De ahí nace la filosofía del Low cost que desde hace ya algunos años se adoptó como forma de vida y que se popularizó entre los jóvenes pese a que que, de la misma manera, lo adoptaron quienes deseen estirar su presupuesto.

Líneas aéreas, hostales, taxis, gimnasios, peluquerías, supermercados, vestidos, decoración, restaurantes hasta dentistas y fisioterapeutas se sumaron a esta iniciativa del Low cost, definido como un modo de vida “básico, práctico y barato” pero sin dejar de lado aspectos importantes como la esencia y la calidad.

“Se trata de eliminar las partes superfluas de los servicios”, indicó en un trabajo realizado por El Mundo (2011) Javier Vello, socio responsable de la distribución y consumo de la empresa consultora PwC España. “Los consumidores gastan ahora de forma más inteligente y son cada vez más críticos; quieren saber qué les ofrecen y en función de eso saben cuánto pagar”, agregó en este texto periodístico.

¿Qué es lo que define este tipo de servicios y productos? En primer lugar, pagar exclusivamente por lo básico. Por ejemplo, si deseas trasladarte de un sitio a otro por aire ese es el aspecto que realmente interesa. Las aerolíneas Low cost ofrecen volar sin ningún tipo de lujos ni extras. Si necesitas algo adicional, pues está allí para que lo pagues.

Se puede indicar, asimismo, que en el Low cost no hay intermediarios. Si lo haces tú mismo el precio será mucho más bajo, lo que se traduce en mejores oportunidades. Claro está, no necesariamente es de mala calidad, pues la exigencia se debe preservar en función del objetivo.

La plataforma tecnológica es fundamental para sostener este modo de vida. Es a través de este medio que los consumidores evalúan, ejecutan y disfrutan de lo que requieren, incluso gestionar por ellos mismos las contrataciones o compras que así dispongan. Y no hay mejor ejemplo que el ofrecido por Préstamo 10 a través de su portal, para solicitar algún préstamo al instante con el que puedas cumplir con un compromiso o algún pago de última hora.

En la actualidad, los consumidores Low cost cada vez disfrutan de productos que tienden a extenderse hasta bienes como marcas blancas en los supermercados, teléfonos móviles y tablets, libros, productos de belleza, juguetes, entre otros artículos de uso muy frecuente.